5.04.2018

El coche-bomba contra la democracia... la aportación de ETA... visiones...


 Los cuerpos de Pedro Barquero, cabo primero de la Policia Nacional, y su esposa, María Dolores Ledo García, embarazada de tres meses y maestra en un colegio en Bilbao, yacen el suelo de un aparcamiento subterráneo de Bilbao asesinados por ETA el 4 de mayo de 1983. Pedro Barquero sostiene su pistola reglamentaria en la mano. Junto a ellos (no en la imagen) yace el cuerpo del teniente de la Policía Nacional Julio Segarra Blanco, amordazado y atado de pies y manos.



Beatriz Aranzábal llora sobre el cuerpo de su novio, el inspector de policía José Javier Moreno, de 25 años, asesinado a tiros en un bar de Eibar (Gipuzkoa) el 12 de diciembre de 1980.



  Atentado de ETA en Puente de Vallecas, en Madrid. Un coche bomba explosionó contra un furgón que transportaba a trabajadores civiles de la Armada, el 11 de diciembre de 1995.



  La esposa e hijos del general de la brigada de la Guardia Civil Juan Atarés Peña, rezan ante su cadáver. Peña fue asesinado por ETA en Pamplona el 23 de diciembre de 1985. 



  El cadáver de Jose María Ryan, ingeniero jefe de Lemoniz, asesinado por ETA tras una semana de secuestro, el 6 de enero de 1981. 



 Los 14 minutos que sacudieron de terror a Madrid. ETA mata a cinco personas con tres atentados en cadena el 30 de julio de 1979. Tres explosiones entre la una y la una y cuarto de una mañana de un domingo dejan dos muertos en la estación de Atocha, otros dos en la Chamartín y uno en el aeropuerto de Barajas, y más de 100 heridos, algunos de extrema gravedad.



 El cuerpo de Alfredo Ramos Vázquez, de 52 años, propietario de un bar en Barakaldo (Bizkaia), aparece el 23 de enero de 1980 amordazado junto a cinco casquillos 'Parabellum', munición utilizada habitualmente por ETA militar, en La Arboleda, en el Valle de Trápaga (Bizcaia). Casado y con dos hijos, fue asesinado tras haber sido secuestrado por unos encapuchados cuando se encontraba en el bar de su propiedad.



 El cuerpo del teniente general Guillermo Quintana Lacaci, ex capitán general de Madrid, yace en el suelo a la espera que el juez ordene el levantamiento del cadáver el 29 de enero de 1984, tras ser asesinado a tiros por ETA en la calle Romero Robledo de Madrid.



 Gerardo Puente, miembro de los Tedax (técnicos en desactivación de explosivos de la Policía Nacional), herido tras la explosión de una bomba de unos 10 kilos de Goma 2 en el aparcamiento de El Corte Inglés de Felipe II, en la que resultó muerto su compañero, Esteban del Amo García. La bomba fue colocada por los terroristas en el automóvil que utilizaron los terroristas de ETA para asesinar al coronel del Ejército Vicente Romero y su conductor, Juan García Jiménez, el 12 de junio de 1985.



 El cadáver del vicealmirante de Marina Cristóbal Colón de Carvajal, duque de Veragua, cubierto por una manta junto al coche en el que viajaba en el atentado ETA en el que también murió su conductor, Manuel Trillo, en en la calle de Tambre, en la colonia de El Viso de Madrid, el 8 de febrero de 1986. El comandante Antonio Rodríguez Toube resultó herido.



 El cuerpo de un guardia civil en el atentado contra un Land Rover en la esquina de las calles de Juan Bravo y Príncipe de Vergara de Madrid, tras el atentado de ETA que costó la vida a cinco personas el 25 de abril 1986.



 Estado en el que quedó el autobús con alumnos de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil tras el atentado de ETA en la plaza de la República Dominicana de Madrid, el 14 de junio de 1986, uno de los más sangrientos de la banda con 12 agentes asesinados.



 El director general de la Guardia Civil, teniente general José Antonio Sáenz de Santamaría (i), consuela a un familiar de una de las víctimas del atentado de ETA contra Guardia Civil en la plaza de la República Dominicana de Madrid durante el funeral, el 15 de julio de 1986.



 Unos niños miran el lugar donde la exetarra María Dolores González Catarain, alias 'Yoyes', fue asesinada unas horas antes en su pueblo de Villafranca de Ordizia (Gipuzkoa), el 10 de septiembre de 1986. Yoyes, conocida por haber sido la primera mujer dirigente de ETA, fue asesinada por sus excompañeros acusada de traición.



 Efectos de la explosión en el rack (haz de tuberías para transportar gases y líquidos) debido al atentado de ETA en la refinería de Enpetrol (Empresa Nacional del Petróleo) en Tarragona el 12 de junio de 1987. La gran explosión causó un violento incendio con llamas de hasta 150 metros de altura.

 

  Miembros de los servicios de emergencias preparan bombonas de oxígeno para entrar en los grandes almacenes de Hipercor en Barcelona, tras el atentado de ETA el 19 de junio de 1987.



 La matanza de Hipercor, el 19 de junio de 1987, es el más sangriento de ETA. Una bomba en el aparcamiento de estos grandes almacenes de Barcelona causa 21 muertos y hiere a 45 personas. 



El cuerpo de Carmen Tagle (44 años), fiscal de la Audiencia Nacional encargada de delitos de terrorismo, yace junto su coche en el lugar donde fue asesinada por ETA el 12 de septiembre de 1989 cuando se disponía a entrar en el garaje de su casa, en el número 17 de la calle de Julio Palacios de Madrid.



 Los reclusos se asoman a las ventanas de la cárcel de Carabanchel (Madrid) el 15 de marzo de 1990 durante los incidentes producidos durante la huelga de 24 horas de funcionarios de prisiones en protesta por el asesinato por ETA de su comapero Ángel Mota.



 Los féretros de los seis agentes del Cuerpo Nacional de Policía, asesinados por ETA con un coche bomba, a la salida del funeral en la iglesia de San Félix de Sabadell (Barcelona) el 9 de diciembre de 1990.



 Luisa Sánchez, madre de Koro Villamudria, en el funeral de su hija en San Sebastián el 16 de abril de 1991. Koro de 17 años, fue asesinada en el atentado de ETA contra su padre, Jesús Villamudria Lara, agente de Cuerpo Nacional de Policía. Él y sus otros hijos, Josune, Luis y Leire, resultaron heridos graves al explotar una bomba colocado en el automóvil, un Renault 25, cuando iban a sus centros de estudio. Segundo atentado contra esta familia. El primero tuvo lugar el 5 de febrero de 1991 con una bomba de 10 kilos de amosal en su residencia de la avenida de Ulía, en San Sebastián. Villamudria se encontraba a la espera de cambio de destino a otra provincia.



 Un agente de la Guardia Civil ensangrentado lleva en brazos a una niña herida en el atentado de ETA contra la casa cuartel de Vic (Barcelona). La explosión de un coche bomba con unos 200 kg de amonal dejó 10 muertos, cinco de ellos niños, y 44 heridos, la mayoría de ellos civiles. Esta instantánea fue Premio Ortega y Gasset de Fotografía en 1992. 



 La casa cuartel y la Comandancia de la Guardia Civil se encontraban a la avenida de Cataluña de Zaragoza. Los terroristas colocaron el coche bomba en una calle lateral, donde se encontraba la entrada de las viviendas y podían hacer más daño. En el edificio, construido 35 años antes, vivían unas 40 familias de guardias civiles, unas 180 personas; así como unos 40 estudiantes, hijos del cuerpo, procedentes de toda España, algunos de los cuales preparaban su ingreso en la Academia de la Guardia Civil.



 Ninguna de las víctimas mortales del atentado contra la casa cuartel de Zaragoza había cumplido los 40. Las gemelas Miriam y Esther Barrera Alcaraz, de tres años, su tío Pedro Ángel Alcaraz Martos, de 17; el guardia civil José Julián Pino Arriero, de 39; su esposa María del Carmen Fernández Muñoz, de 38, y su hija Silvia Pino Fernández, de siete; el cabo José Ballarín Gavá, de 31, y su hija Silvia Ballarín Gay, de seis; el guardia civil Emilio Capilla Tocado, de 39, su esposa María Dolores Franco Muñoz, de 36, y su hija Rocío Capilla Franco, de 14. El resultado no debió satisfacer lo suficiente a los asesinos de ETA ya ese mismo día el guardia civil José Luis Gómez Solís era asesinado a tiros en Soraluze (Gipuzkoa) y el policía nacional Rafael Ribas resultaba herido de gravedad al explotar en sus manos una carta bomba en Basauri (Bizkaia).



 Un comerciante de la galería comercial de San Blas (Madrid) observa los destrozos en el género de su puesto debidos a la explosión de un coche bomba de ETA contra la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía situada a escasos metros el 24 de junio de 1991. La bomba causó heridas a cinco policías y daños en un centenar de modestos pisos de la zona.



 El cadáver de Francisco Carballar yace junto a su coche el 17 de octubre de 1991. ETA hizo estallar tres bombas en Madrid causando la muerte del teniente Francisco Carballar Muñoz (7.50 horas), graves amputaciones a María Jesús González Gutiérrez y su hija Irene Villa (8.57 horas) y al comandante Rafael Villalobos Villa (11.30 horas).



 Atentado de ETA en la plaza de la Cruz Verde, en el casco antiguo de Madrid el 6 de febrero de 1992. Un coche bomba causa la muerte de los capitanes del Ejército Emilio Domingo Tejedor Fuentes, Juan Antonio Núñez Sánchez y Ramón Carlos Navia Refojo, del radiotelegrafista Antonio Ricote Castillo y del soldado conductor Francisco Carrillo García.



 Familiares de los militares asesinados por ETA con un coche bomba al paso de una furgoneta del Ejército en Madrid, en el funeral el 22 de junio de 1993. José Manuel Calvo Alonso, Pedro Robles López, José Alberto Carretero Sogel, Javier Baró Díaz de Figueroa, Juan Romero Álvarez, Fidel Dávila Garijo y Domingo Olivo Esparza fueron asesinados en la confluencia de las calles López de Hoyos y Joaquín Costa y 25 heridos, entre ellos tres niños que iban al colegio. Una hora después ETA hacía estallar otra bomba en la calle de Serrano hiriendo a otras tres personas



 Familiares de José Antonio Lasa Aróstegui y José Ignacio Zabala Artano, en un homenaje en Tolosa (Gikuzkoa). Lasa y Zabala, miembros de ETA, fueron secuestrados por los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL) en Bayona (Francia) en 1983. Torturados y asesinados, sus restos fueron encontrados en 1995 en Busot (Alicante), en una fosa enterrados en cal viva.



 El cuerpo del guardia civil José Benigno Villalobos, asesinado por ETA en Trapagaran (Vizcaya) de tres disparos a bocajarro y por la espalda, cubierto por una manta.



 ETA coloca un coche bomba al paso del vehículo de José María Aznar en la calle José Silva de Madrid. Décimas de segundo y 500 kilos de blindaje salvaron la vida del presidente del PP. La explosión destrozó el coche, del que Aznar y sus escoltas salieron por su propio pie, y la vivienda de una pareja de ancianos. Margarita González Mansilla, de 73 años, moría tres meses después debido a las heridas.



 Atentado de ETA en la calle Peña Prieta, en la zona del Puente de Vallecas de Madrid. Un coche bomba estalla al paso de un furgón que transportaba a trabajadores civiles de la Armada. Félix Ramos Bailón, chapista; José Ramón Intriago, electricista de coches; Martín Rosa Valero, conductor; Florentino López del Castillo, conductor; Manuel Carrasco Almansa, conductor; y Santiago Esteban Junquer, administrativo, mueren por la explosión.



 El ataúd de Miguel Ángel Blanco, concejal del PP en Ermua (Bizcaia), llega a la localidad. Su secuestro y asesinato fue la respuesta de ETA a la liberación de José Antonio Ortega Lara. ETA pidió a cambio de la liberación de Blanco el acercamiento de 460 presos. Vencido el plazo, con todo el país pendiente, el concejal fue asesinado.



 Dos vecinas se aseoman desde su vivienda, afectada por la explosión, el lugar del atentado con coche bomba que acabó con la vida del teniente coronel de Intendencia Pedro Antonio Blanco García, el 21 de enero del 2000, en la calle Pizarra, junto a Virgen del Puerto, en Madrid.



 Coches ardiendo tras la explosión de un coche bomba de ETA, en la avenida de Badajoz de Madrid, que el 30 de octubre del 2000 asesinó al magistrado del Tribunal Supremo, José Francisco Querol Lombardero, a su chófer habitual, Armando Medina Sánchez y a su escolta, el policía Jesús Escudero García. El conductor del autobús de la EMT, Jesús Sánchez Martínez resultó herido de gravedad.



 Daños en la fachada de la casa cuartel de la Guardia Civil de Burgos, tras la explosión de una furgoneta cargada con 200 kilos de explosivos, atentado terrorista de ETA en el que no hubo víctimas mortales, sí heridos leves y cuantiosos daños materiales el 29 de julio de 2009.



 Un viajero se arroja al suelo y otros corren por los pasillos tras la explosión, el 30 de diciembre de 2006, de un coche bomba colocado por ETA en un aparcamiento de la T-4, la nueva terminal del aeropuerto de Barajas (Madrid), atentado con el que la banda terrorista rompió el alto el fuego que inició nueve meses antes. Dos jóvenes ecuatorianos fallecieron en la brutal explosión. Marcos Cenamor



 Decenas de vehículos destrozados se amontonan en una zona habilitada junto al módulo D de la T-4 del aeropuerto de Barajas (Madrid), durante las tareas de desescombro tras el atentado de ETA contra el aparcamiento del aeropuerto el 30 de diciembre de 2006. En el atentado murieron los ciudadanos ecuatorianos Diego Armando Estacio Sivisapa y Carlos Alonso Palate Sailema.



 ETA mata a Fernando Buesa, secretario general del PSE-EE (PSOE), y a su escolta, Jorge Díez Elorza, con un coche bomba en el campus universitario de Vitoria el 22 de febrero del 2000.



 Los cadáveres del general de Brigada Juan Sánchez Ramos (i) y su ayudante, el teniente coronel Juan Pérez Rodríguez, fotografiados en el interior del vehículo donde fueron asesinados frente al domicilio del primero, en la calle Bristol de Madrid, cuando se disponian a partir en un vehÍculo oficial. El atentado fue reivindicado posteriormente por ETA, el día en que se aprobaba el texto de la Constitución en el Congreso, el 21 de julio de 1978. 



 El cadáver de Juan Manuel García Cordero, delegado de Telefónica en Guipúzcoa, asesinado por ETA tras ser secuestrado, en el monte Ulía en San Sebastián, el 23 de octubre de 1980.



 El cuerpo del soldado conductor Carlos Rodríguez Taboada, en el interior del coche tras el atentado de ETA contra el teniente general Joaquín de Valenzuela, jefe del Cuarto Militar del Rey, el 7 de mayo de 1981.



 La gorra del vicealmirante de la Marina, Cristóbal Colón de Carvajal, en el interior del coche en el que viajaba durante el atentado de ETA, el 6 de febrero de 1986. 



 Los cuerpos del comandante Ricardo Sáenz de Ynestrillas (detrás) y del soldado conductor Francisco Casillas, en el interior de un coche ametrallado por miembros de ETA en Madrid, el 17 de junio de 1986.



 ETA les desea feliz Navidad', en un muro en la parte zona vieja de San Sebastián, en una imagen fechada el 28 de diciembre de 1993. 



 Estado en el que quedó el coche blindado del presidente del PP, Jose María Aznar, tras el atentado de ETA con un coche bomba en Madrid, del que salió ileso, el 19 de abril de 1995.



 La entonces presidenta del Partido Popular del País Vasco, María San Gil (izda), el 23 de noviembre de 2006, mira fijamente al asesino de su compañero Gregorio Ordoñez, el etarra Francisco Javier García Gaztelu, "Txapote" (dcha), en la Audiencia Nacional, donde se le juzgaba por el asesinato el 23 de enero de 1995 del concejal del PP en San Sebastián.



Última víctima mortal de ETA en la localidad de Dammarie-lès-Lys, cerca de París, en Francia. Dispositivo policial formado por decenas de agentes y unos 25 vehículos de las fuerzas de seguridad francesas en el lugar donde un comando de ETA asesinó al policía francés Jean-Serge Nerin, el 17 de marzo de 2010, cuando procedía al robo de varios vehículos en un concesario.



 Clientes del bar de la sede del PNV en Bilbao, ver por televisión el 20 de octubre del 2011 la lectura del comunicado de ETA anunciando el fin de la violencia. Tres encapuchados anunciaron un alto el fuego permanente y verificable.

No hay comentarios: