11.06.2008

"paseados", una palabra española que define la matanza lenta, de grupos pequeños





(1) Una mujer llora en Sevilla ante los cadáveres de sus familiares, tres días después del estallido del golpe, asesinados por las tropas de Queipo de Llano. Un hombre la mira con toda naturalidad.
(2) Legionarios escoltando una cuerda de prisioneros republicanos maniatados. Les han despojado de sus guerreras. Señal de deshumanización. Los llevan a fusilar. Con toda naturalidad. (El País, Domingo, 14/09/2008, p. 1 a 5)

1 comentario:

Anónimo dijo...

Queipo de LLano, tarado borracho y matón de cazallera voz: Solía reírse de todo el mundo debido a su prepotencia y altanería. Incluso le llamaba al mismísimo Franco Paca la culona. Reía mucho. Y bebía más. Claro que en una ocasión se encontró con el gran José Antonio Primo de Rivera. Éste, indignado por el trato que el borrachuzo general dispensó a su tío, al de José Antonio, le metió tal galleta que le volvió la cara. Yo creo que desde ese día (por cierto, fue en un bar, lugar de culto de Queipo), el borracho llevaba su infame cara ladeada. Asesinos tan crueles como Queipo en la Guerra Civil no hubo muchos la verdad, aunque Yagüe y Varela no le fueron demasiado a la zaga. ¡Queipo, escóndete, que llega José Antonio! XD!